Parroquia Cristo Hermano

Un foro de intercambio religioso católico
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 ¿Existe el demonio?

Ir abajo 
AutorMensaje
paco
Miembro.
Miembro.


Cantidad de envíos : 2045
Fecha de inscripción : 14/06/2007

MensajeTema: ¿Existe el demonio?   Miér Oct 08, 2008 5:09 pm

¿Existe el demonio?
Por qué persiguen los demonios a los perversos menos, y a los justos más.
Hay muchos que, por no sentir en sí mismos de ningún modo las tentaciones y acometidas de los demonios, creen que todo esto es falso; y no es de extrañar que a éstos no los combatan los demonios , a los cuales se han entregado ellos voluntariamente, pues no hay en ellos religión, ni caridad, ni virtud alguna digna del nombre cristiano; de donde resulta que se hallan plenamente en poder del diablo, y no es necesaria tentación alguna para triunfar sobre aquellos, en cuyas almas está ya residiendo a gusto suyo. Mas los que se han consagrado a Dios, llevando en la tierra una vida celestial, éstos son, sobre todo, el objeto de las acometidas de Satanás; a éstos los aborrece furiosamente; continuamente arma asechanzas contra ellos. Llena está la historia de las Sagradas Letras de varones justos a quienes, aun estando con plena advertencia de la razón, pervirtió por violencia o por engaño. Adán, David, Salomón y otros que será difícil enumerar, sufrieron furiosos ataques de los demonios y su sagaz astucia, a la que no es posible resistir con el ingenio y las fuerzas humanas. ¿Quién, pues, se figurará estar bastante seguro con sus propias fuerzas? Por consiguiente, debemos pedir a Dios, humilde y rectamente, no permita que seamos tentados más de lo que podemos sino que de la misma tentación haga sacar provecho para poder sostenemos.
Volver arriba Ir abajo
Viejito
Miembro.
Miembro.
avatar

Cantidad de envíos : 77
Edad : 107
Localisation : California, USA
Fecha de inscripción : 20/01/2007

MensajeTema: Re: ¿Existe el demonio?   Miér Oct 08, 2008 11:11 pm

Volver arriba Ir abajo
http://www.flickr.com/photos/viejito
paco
Miembro.
Miembro.


Cantidad de envíos : 2045
Fecha de inscripción : 14/06/2007

MensajeTema: Re: ¿Existe el demonio?   Jue Oct 09, 2008 11:13 am

No pueden los demonios tentar a los hombres cuanto ni todo el tiempo que quieren.

Pero acerca de esto, si algunos se horrorizan del poder diabólico, por su ánimo apocado o por ignorancia del asunto, se alentará a los fieles a que, al sentirse azotados por las olas de las tentaciones, recurran al puerto de esta petición; porque Satanás, con todo su gran poder y tenacidad y con su odio capital contra el humano linaje no puede tentarnos ni atormentarnos todo lo que quiere ni todo el tiempo que desea, sino que todo su poderío está subordinado a la voluntad y permiso de Dios. Muy conocido es el ejemplo de Job, del cual si Dios no hubiera dicho al diablo: Mira, todo cuanto posee lo dejo a tu disposición, nada de él hubiera tocado Satanás; y por el contrario, si Dios no hubiera añadido: sólo que no extiendas tu mano contra su persona, en la primera embestida del diablo hubieran caído el mismo Job con sus hijos y haciendas. Pues hasta tal grado está limitado el poder de Satanás, que ni aun en aquellos cerdos de que hablan los Evangelistas hubieran podido entrar sin la divina licencia.


VISIÓN DE LEÓN XIII

LA ORACIÓN A SAN MIGUEL ARCÁNGEL
VISIÓN DE LEÓN XIII

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla; sé
nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas
del demonio. Reprímale Dios, pedimos suplicantes,
y tú, Príncipe de la Milicia Celestial, arroja al infierno
con el divino poder a Satanás y a los demás espíritus
malignos que andan dispersos por el mundo
para la perdición de las almas.

¿Cómo nació esta oración?

El padre Domenico Pechenino escribe: "No recuerdo el año exacto. Una mañana el Sumo Pontífice León XIII había celebrado la santa misa y estaba asistiendo a otra de agradecimiento, como era habitual. De pronto, le vi levantar enérgicamente la cabeza y luego mirar algo por encima del celebrante. Miraba fijamente, sin parpadear, pero con un aire de terror y de maravilla, demudado. Algo extraño, grande, le ocurría.

Finalmente, como volviendo en sí, con un ligero pero enérgico ademán, se levanta. Se le ve encaminarse hacia un despacho privado. Los familiares le siguen con premura y ansiedad. Le dicen en voz baja: "Santo Padre, ¿no se siente bien? ¿Necesita algo?" Responde: "Nada, nada". Luego comentaría: «Vi demonios y oí sus crujidos, sus blasfemias, sus burlas. Oí la espeluznante voz de Satanás desafiando a Dios, diciendo que él podía destruir la Iglesia y llevar a todo el mundo al infierno si se le daba suficiente tiempo y poder. Satanás le pidió permiso a Dios de tener 100 años para influenciar al mundo como nunca antes había podido hacerlo». Pudo ver también a San Miguel Arcángel aparecer y lanzar a Satanás con su legiones en el abismo del infierno.

Se encierra en su despacho, y al cabo de media hora hace llamar al secretario de la Congregación de Ritos y, dándole un folio, le manda imprimirlo y enviarlo a todos los obispos diocesanos del mundo. ¿Qué contenía? La oración que rezamos al final de la misa junto con el pueblo, con la súplica a María y la encendida invocación al príncipe de las milicias celestiales, implorando a Dios que vuelva a lanzar a Satanás al infierno".

En aquel escrito se ordenaba también rezar esas oraciones de rodillas. Lo antes escrito, que también había sido publicado en el periódico La settimana del clero el 30 de marzo de 1947, no cita las fuentes de las que se tomó la noticia. Pero de ello resulta el modo insólito en que se ordenó rezar esa plegaria, que fue expedida a los obispos diocesanos en 1886. Como confirmación de la que escribió el padre Pechenino tenemos el autorizado testimonio del cardenal Nasalli Rocca que, en su carta pastoral para la cuaresma, publicada en Bolonia en 1946, escribe:

"León XIII escribió él mismo esa oración. La frase [los demonios] "que vagan por el mundo para perdición de las almas" tiene una explicación histórica, que nos fue referida varias veces por su secretario particular, monseñor Rinaldo Angeli. León XIII experimentó verdaderamente la visión de los espíritus infernales que se concentraban sobre la Ciudad Eterna (Roma); de esa experiencia surgió la oración que quiso hacer rezar en toda la Iglesia. El la rezaba con voz vibrante y potente: la oímos muchas veces en la basílica vaticana. No sólo esto, sino que escribió de su puño y letra un exorcismo especial contenido en el Ritual romano (edición de 1954, tít. XII, c. III, pp. 863 y ss.). El recomendaba a los obispos y los sacerdotes que rezaran a menudo ese exorcismo en sus diócesis parroquiales. El, por su parte, lo rezaba con mucha frecuencia a lo largo del día".
Volver arriba Ir abajo
m_elissah

avatar

Cantidad de envíos : 88
Edad : 55
Localisation : México
Fecha de inscripción : 16/01/2007

MensajeTema: Re: ¿Existe el demonio?   Jue Oct 09, 2008 5:52 pm

......................... study


Deberíamos analizar el vocablo "Diablo" y el vocablo "demonios", que no son sinónimos.
Volver arriba Ir abajo
paco
Miembro.
Miembro.


Cantidad de envíos : 2045
Fecha de inscripción : 14/06/2007

MensajeTema: Re: ¿Existe el demonio?   Vie Oct 10, 2008 12:22 pm

EL DEMONIO SEGÚN EL CATECISMO
ROMANO DEL CONCILIO DE TRENTO

Expónese, según la doctrina de San Pablo,
cuán graves nos son las acometidas de los demonios.

Porque a las luchas interiores se agregan las acometidas y tentaciones exteriores de los demonios, que unas veces nos combaten abiertamente, y otras por caminos ocultos se introducen en nuestras almas, de tal modo que apenas podemos vernos libres de ellos. Llámalos el Apóstol príncipes por la excelencia de su naturaleza, porque son superiores en naturaleza a los hombres y a las demás cosas creadas que tienen sensibilidad; los llama también potestades, porque superan, no sólo por virtud de su naturaleza, sino además por su poder; dice que son los adalides del mundo de las tinieblas, pues no solamente gobiernan al mundo ilustre y noble, esto es, a los buenos y piadosos, sino también al oscuro y tenebroso; es a saber: a los que, encenegados en las torpezas y en la ignorancia de una vida infame y criminal, son esclavos del diablo, príncipe de las tinieblas. Designa igualmente a los demonios con el nombre de espíritus malignos, porque hay malicia de la carne y del espíritu. La malicia que se denomina carnal, excita el apetito a los gustos y placeres que se perciben con los sentidos. Los espíritus malignos son los malos deseos y las ambiciones depravadas, propias de la parte superior del alma, que son tanto peores que las demás, cuanto es más elevada y noble la inteligencia y la razón. Y esta malicia satánica, por proponerse principalmente privamos de la herencia del cielo, por eso dice el Apóstol: En las cosas celestiales. De lo dicho puede deducirse que son poderosas las fuerzas de los enemigos, su ánimo invencible, su odio contra nosotros cruel e implacable, y que nos hacen además guerra constantemente; de modo que no puede haber paz, ni pueden concertarse treguas con ellos.

Cuán grande es la audacia y perversidad del diablo para tentarnos.

Y cuán atrevidos sean, demuéstralo la voz de Satanás, según el Profeta : Escalaré el cielo. Acometió a los primeros padres en el Para, persiguió a los Profetas, deseó apoderarse de los Apóstoles, a fin de, como dice el Señor por el Evangelista, zarandearlos como el trigo; y ni aun se avergonzó ante la presencia misma de Cristo nuestro Señor; por lo cual expresó San Pedro su insaciable ambición e inmensa actividad diciendo: Vuestro enemigo el diablo anda girando, como león rugiente, alrededor de vosotros, en busca de presa que devorar.

Pero no es sólo Satanás el que tienta a los hombres, sino que, a veces, bandas de demonios acometen a cada uno, como lo declaró aquel diablo que, preguntado por Cristo, Señor nuestro, qué nombre tenía, contestó: Tengo por nombre Legión; esto es, una multitud de demonios que habían atormentado a aquel desgraciado; y de otro demonio se lee: Toma consigo otros siete espíritu, peores que él, y entrando habitan allí, y el último estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ¿Existe el demonio?   

Volver arriba Ir abajo
 
¿Existe el demonio?
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» LILITH - Diosa o Demonio?
» El mal no existe... el bien tampoco
» Krishnamurti: Dios existe?
» EL INFIERNO EXISTE Y SE PUEDE VISITAR...
» LA MUERTE es un angel o un demonio?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Parroquia Cristo Hermano :: Tópicos de fe... :: Tópicos de fe-
Cambiar a: