Parroquia Cristo Hermano

Un foro de intercambio religioso católico
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte
 

 Estructura de la Eucaristia Primera parte

Ir abajo 
AutorMensaje
Maynor Lopez
Moderador
Moderador
Maynor Lopez

Cantidad de envíos : 204
Edad : 40
Fecha de inscripción : 10/07/2007

Estructura de la Eucaristia Primera parte Empty
MensajeTema: Estructura de la Eucaristia Primera parte   Estructura de la Eucaristia Primera parte EmptyJue Mar 06, 2008 7:41 am

Estructura de la misa actual


A.- Ritos de apertura
a.- Introito
b.- Acto penitencial
c.- Kyrie Eleison
d.- Gloria
e.- Oración colecta

B.- Liturgia de la Palabra
a.- Lecturas bíblicas
b.- Cantos interleccionales
c.- Homilía
d.- Profesión de fe
e.- Oración universal

C.- Liturgia de la Eucaristía
a.- Preparación de los Dones
b.- Plegaria Eucarística
1.- Acción de Gracias
2.- Santo
3.- Epiclesis
4.- Narración de la Institución
5.- Anamnesis
6.- Oblación
7.- Intercesiones
8.- Doxología
9.- Comunión
10.- Oración final

D.- Rito de despedida
LA MISA

La misa consta de dos partes necesariamente unidas y correlativas que se influyen mutuamente, como estructuras de un todo. Así se complementan la liturgia de la palabra y la liturgia eucarística, dentro de la unidad se entrada en la consagración.

Hay una sola presencia de Cristo en su iglesia, en una doble manifestación: Cristo está moralmente presente en la asamblea orante, cuando se lee y se anuncia la Sagrada Escritura. Cristo está personalmente presente cuando se realiza el sacramento del Eucaristía.

Cristo está presente en toda la celebración sacramental como el único Sacerdote de la Nueva Alianza.

Cristo está real y personalmente presente en la celebración del Eucaristía como víctima que se ofrece por el ministerio de sus Sacerdotes, que obran o presiden como sus instrumentos.

Por tanto, la estructura actual de la Misa tiene dos partes principales, correspondientes e integrantes de un todo: LITURGIA DE LA PALABRA y LITURGIA EUCARÍSTICA.

En la ordenación general del Misal Romano se declara: " La Misa consta en cierto sentido de dos partes: la liturgia de la Palabra y la liturgia Eucarística, tan estrechamente unidas entre sí que constituyen un solo acto de culto, ya que en la Misa se dispone la mesa, tanto de la Palabra de Dios como el Cuerpo de Cristo, en la que los fieles encuentran formación y refección. Otros ritos pertenecen a la apertura y conclusión de la celebración ".

Los dice también el Vaticano II: "Las dos partes de que consta la Misa, a saber: la liturgia de la Palabra y la Eucarística, están tan íntimamente unidas, que constituyen un solo acto de culto ".


ESTRUCTURA DE LA MISA

A. RITOS DE APERTURA
Podemos considerar como una pequeña parte preparatoria, la que se constituye con los ritos de apertura, cuya finalidad es "hacer que los fieles reunidos constituyan una comunidad y se dispongan a oír como conviene la palabra de Dios y a celebrar dignamente la Eucaristía ".

"Por tanto, la Iglesia, con solicitó cuidado, procura que los cristianos no asistan a este misterio de fe como extraños y mudos espectadores, sino que, comprendiéndolo bien a través de los ritos y oraciones, participen consciente, piadosa y activamente en la acción Sagrada, sean instruidos con la palabra de Dios, se fortalezcan en la mesa del Señor, den gracias a Dios, aprendan a ofrecerse así mismos que al ofrecer la hostia Inmaculada no sólo por manos del sacerdote, sino juntamente con él; se perfeccionen día a día por Cristo Mediador en la unión con Dios y entre sí, para que, finalmente, Dios sea todo en todos ".

Sobre los ritos esenciales que son como las vértebras de la celebración, aparecen los ritos complementarios. Los podemos separar así:

1. INTROITO
2. ACTO PENITENCIAL
3. KYRIE ELEISON-SEÑOR, TEN PIEDAD
4. GLORIA
5.ORACIÓN COLECTA

1. Introito
Iglesia quiere decir reunión. Por eso su manifestación vital es el momento en que se encuentran sus fieles reunidos.
El INTROITO, antífona o canto de entrada acompaña la procesión del celebrante o concelebrantes y los ministros, hacia el altar. Puede utilizarse para este canto el texto de la antífona que trae el propio de la misa del día, o " en su lugar otro canto acomodado a la acción Sagrada o a la índole del día o del tiempo ".
Si no se canta, los fieles, un lector o el mismo celebrante lo recitan.
El sacerdote besa el altar, que representa a Cristo.
Después de venerar el altar y hacer la señal de la Cruz, el celebrante dirige el saludo a la asamblea de los fieles, y él u otro ministro puede hacer una brevísima admonición, para centrar la devoción explicando la festividad del día, por la liturgia eucarística.
Puede un comentador, por medio de discretas intervenciones bien preparadas, centrar la atención de los fieles.

2. Acto Penitencial
Después del Introito sigue el acto PENITENCIAL que realiza toda la comunidad con la confesión general y se termina con la absolución del sacerdote.
El Misal tiene tres fórmulas para el acto PENITENCIAL, precedidas por una admonición y un espacio de silencio para propiciar el arrepentimiento. La primera es una recitación comunitaria de la redacción nueva del confiteor: " yo confieso, ante Dios todopoderoso y ante vosotros, hermanos... ", la dicen el celebrante y los fieles.
La segunda fórmula está constituida por el silencio y la recitación de dos versículos en que se invoca la misericordia del Señor.
La tercera tiene tres súplicas con las respuestas: Señor, ten piedad de nosotros; luego, Cristo, ten piedad de nosotros; y Señor, ten piedad nosotros. Cuando se utiliza esta fórmula, no se dicen los Kyries (Señor, ten piedad), que están incluidos en el contexto.
Ya hemos dicho que los tres ritos que penitencial una confesión general, terminan con la absolución dada por el Sacerdote.

3. Kyrie Eleison-Señor, ten piedad.
Después del acto penitencial, dependiendo de la forma del acto penitencial, se dice o se canta el Señor, ten piedad que antes estaba constituido por nueve aclamaciones a modo de jaculatorias y ahora se reduce a seis.
La traducción aprobada para México dice: Señor, ten piedad de nosotros; después, Cristo, ten piedad de nosotros; y luego, Señor, ten piedad de nosotros, dos veces cada invocación.
Esta fórmula tradicional de aclamación, más bien cristológica que trinitaria, siempre se dice o se canta, a no ser que se haya utilizado en el rito penitencial con la tercera forma del acto penitencial.

4. Gloria.
El Gloria es un antiguo canto de alegría, ya utilizado en el siglo II, en el que se alaba a Dios Padre y a su Hijo, el Cordero que quita los pecados del mundo.
Puede recitarse o cantarse, en un solo coro o alternado en dos grupos.
Se utiliza los domingos fuera del tiempo de Adviento y Cuaresma; en las solemnidades y fiestas y en algunas celebraciones de especial importancia.

5. Oración colecta.
Termina el rito de entrada con una oración llamada colecta, que precedida de un silencio recoge las oraciones de los fieles y luego propone la intención de la celebración eucarística, concluyendo con la fórmula larga o plena, que invoca intercesión de Nuestro Señor Jesucristo, por sobre toda otra mediación.
El pueblo congregado da su asentimiento con la palabra Amén, que significa Así sea.
La Ordenación General dispone que en la Misa se diga una sola oración colecta, y esto vale también respecto a la oración sobre las ofrendas, y la postcomunión, que es la oración final del propio de cada día.

B. LITURGIA DE LA PALABRA.
Jesucristo, además de cantar los salmos, habló a sus discípulos, recordándoles sus enseñanzas.
Los primeros cristianos injertaron en esta parte la lectura de los profetas, de las cartas de los Apóstoles y los evangelios. Según las prescripciones del Vaticano II en el nuevo ritual se han distribuido las partes más significativas de la Biblia, para que se lean en las Misas, en un ciclo rotativo de tres años.
En los domingos y días festivos se antepuso a la lectura de la Epístola y del Evangelio, otra lectura bíblica que puede tomarse del Antiguo Testamento o de los Hechos de dos Apóstoles. La primera parte de la Celebración Eucarística se compone de:

1. Lectura de la Sagrada Escritura
2. Cantos de meditación, Aleluya -Secuencia-, Evangelio.
3. Homilía
4. Profesión de la fe, y
5. Oración Universal, -Oración de los fieles-.

Ayuda perfecta unión en todos estos elementos: llega a los fieles la palabra de Dios por las lecturas bíblicas; los cantos de meditación sirven para afianzar el mensaje, que luego se desarrolla en la Homilía, se proclama la aceptación personal por el Credo, y se pide la ayuda divina en la Oración Universal.

1. Lecturas bíblicas.
Nunca como ahora se había servido en la mesa eucarística el manjar de la palabra de Dios que, anunciada a cada pueblo directamente en su propia lengua, propicia mayor comprensión y más saludables frutos.
" Cuando se lee en la Iglesia la Sagrada Escritura es Dios mismo quien habla su pueblo, y Cristo presente en su palabra, quien anuncia el evangelio ".
La primera lectura se toma del Antiguo Testamento o de los Hechos de los Apóstoles. La segunda esta alguna carta del Nuevo Testamento, y tiene relación con la fiesta de o con el Evangelio del día.
El lector comienza -sin decir " primera lectura ", ni " segunda lectura "- anunciando el título del libro y del Autor del que se toma el texto: "Lectura del Profeta Ezequiel " o " De la Carta de San Pablo a los Romanos "... Termina diciendo: " Esta es Palabra de Dios ". Los fieles responden: " Te alabamos, Señor ".

2. Cantos interleccionales-aleluya- secuencia. Evangelio.
Acabada la primera lectura, sigue el Salmo Responsorial o gradual, que es parte integrante de la liturgia de la palabra.
Después del salmo gradual, o de la segunda lectura si la hay, se canta un verso de algún salmo que, fuera del Adviento o de la Cuaresma se alegra con el aleluya, como preparación a la proclamación del evangelio.
El salmo después de la lectura, si no se canta, se recita. El aleluya y el verso que preceden al evangelio, si no se cantan, pueden omitirse.
"El conjunto de lecturas dominicales -dice el Papa Pablo VI- ha sido distribuido en un ciclo de tres años ", a fin de que se vean, a largo de esta época cíclica, los textos más importantes de la palabra de Dios escrita en los libros sagrados.
Las secuencias son poesías religiosas que aparecen en la Misa de la Edad Media como apéndice del aleluya.
Fuera de los días de pascua y pentecostés, no obliga recitarlas o cantarlas. Un laico puede hacer él las dos primeras lecturas. El evangelio ha de ser leído por un Díacono o por el Sacerdote.
Aquí se distribuyen los oficios del " Lector ", que puede ser distinto del " Salmista ", que proclama o canta el salmo entre las lecturas.
El que proclama el evangelio dice al final: Palabra del Señor, y contestan los fieles con esta aclamación: Gloria y honor a Ti, Señor Jesús.

3. Homilía.
La homilía viene a ser una parte casi exigida de la liturgia de la palabra; " es una proclamación de las maravillas obradas por Dios en la historia de la salvación o misterio de Cristo, que está siempre presente y obra en nosotros particularmente en las celebraciones litúrgicas ".
Debe basarse en la misma palabra de Dios para que resulte una explanación del mensaje. Puede también fijarse en algún aspecto especial de la Sagrada Escritura o de bien otros textos de la Misa, o en las particulares necesidades de los oyentes.
"La Homilía corresponde al Sacerdote o al Díacono ". En la celebración de la Misa, no debe normalmente ser pronunciada por laicos. Ellos pueden oportunamente intervenir pero no " hacerlo como si fueran presidentes ".

4. Profesión de fe.
Después de oír la palabra de Dios en las lecturas y su explicación en la predicación, el pueblo da su asentimiento al mensaje y proclama su fe con el Credo, símbolo o profesión de fe, que se debe decir o cantar los domingos y en las solemnidades.
Deben decirlo juntos el Sacerdote y el pueblo.
Si se canta puede ser en un solo coro o alternativamente.

5. Oración universal.
No es la llamada Oración de los Fieles una oración de los laicos, sino la oración del pueblo Santo y se le llama por eso Oración Universal; la inicia el Sacerdote desde la sede o el ambón. Se debe hacer siempre que hay asistencia del pueblo.
La Oración universal contiene tres elementos: la introducción del celebrante; las súplicas que puede hacer un ministro, o algunos fieles, y la conclusión, que toca al celebrante.
Volver arriba Ir abajo
 
Estructura de la Eucaristia Primera parte
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» primera jubilacion docente
» El Mito De Las Maldiciones Generacionales. (Segunda Parte)
» consejos para ponerse guapos para una primera cita
» Graban por primera vez la 'danza celestial' entre la Luna y la Tierra
» REVALIDACION LAB QUIMICA Y ESTRUCTURA DE MATERIALES

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Parroquia Cristo Hermano :: Tópicos de fe... :: Tópicos de fe-
Cambiar a: