Parroquia Cristo Hermano

Un foro de intercambio religioso católico
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  
Comparte | 
 

 LOS PATRIARCAS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Georges42
Admin
Admin


Cantidad de envíos: 947
Edad: 72
Localisation: Guatemala
Fecha de inscripción: 16/01/2007

MensajeTema: LOS PATRIARCAS   Mar Feb 13, 2007 4:36 pm


LOS PATRIARCAS


OBJETIVO: Conocer el desarrollo de la fe del pueblo elegido y la promesa de salvación que Dios le ofrece, presentando a Abraham como el “Padre de la fe”.


HECHO DE VIDA:

El fenómeno de la migración no es exclusivo de nuestro país, en todo el mundo hay mucha gente que abandona su tierra natal para ir a otro lugar. Algunos lo hacen por necesidad: por inundaciones, sequías, persecución; otros lo hacen para estudiar o para buscar mejores oportunidades de vida y; hay quienes dejan su familia y su tierra para cumplir una misión especial, tal es el caso de muchos sacerdotes y misioneros que, tratando de responder al llamado de Dios, van por diferentes lugares propagando la fe y dando testimonio de Jesucristo, nuestro Salvador, cumpliendo el encargo que Él dio: “Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio a toda la humanidad” (Mc 16,15).

Preguntas para compartir:

1. ¿Crees que es favorable para un pueblo la migración de su gente? ¿Por qué?
2. ¿Has pensado salir de tu casa y de tu tierra en busca de mejores oportunidades?
3. ¿Qué piensas de las personas que renuncian a todo en respuesta al llamado de Dios?


CONTENIDO DOCTRINAL:

Todo pueblo desea conocer quiénes fueron sus antepasados y cuál fue su historia. Por eso como peruanos nos enorgullece conocer el origen , crecimiento y formación de nuestra patria, sus penas y sus glorias, los personajes que han dejado huella, etc.
Este contacto con nuestros antepasados no sólo nos da un mayor conocimiento de la riqueza cultural que encierra nuestro pueblo, sino que, al mismo tiempo, afirma nuestra identidad, nuestra “peruanidad”.
Las historias patriarcales son testimonios de la vida y de la fe del pueblo hebreo, son narraciones del origen, crecimiento y formación del pueblo elegido, en las que se refleja la fe que vivimos y sostenemos.

1. Sentido de la historia patriarcal:

La historia de los patriarcas tiene una importancia decisiva para el pueblo de Israel ya que con Abraham comienza la verdadera y propia historia del pueblo hebreo. Sirve de puente entre los comienzos (Gn 1-11) y los acontecimientos del éxodo (Ex-Nm), recuerda la llegada y primer asentamiento en la tierra prometida y explica porqué los israelitas bajaron a Egipto. A la luz de su fe en el Dios de las promesas, Israel interpreta estos relatos como la prueba palpable de que el Señor tiene un proyecto salvador y ellos son el pueblo elegido para llevarlo a cabo; identifican al Creador con el salvador por medio del Dios fiel que promete y cumple.

2. Historicidad de los relatos patriarcales:

El marco etnológico dentro del cual se desenvuelve la historia de los patriarcas, según aparece descrito en el Génesis (12-50), está hoy confirmado por documentos arqueológicos y literarios que ofrecen un cuadro completo de las condiciones culturales , jurídicas, étnicas, sociales y religiosas de la época.
No se puede afirmar la historicidad de los patriarcas, pero hay indicios y pruebas (aunque no concluyentes) como para afirmarla.
3. Modo de vida: nómada

Los patriarcas son presentados como habitantes de tiendas que cambian a menudo de localidad y campos de pastoreo. Al principio no poseen tierras de cultivo y viven en una economía pastoril.
Se dedican a la cría de carneros y ovejas (Gn 30, 29-42) y subsidiariamente de bueyes y de vacas; utilizan asnos y camellos ( Gn 22,3; 30,43).
Viven en dependencia de la hierba y del agua, necesarios para los rebaños.

4. El Dios de los patriarcas:

El nombre de Yahvé no era familiar a los patriarcas. Se habla a menudo del “Dios de mi padre”, “el Dios de tu padre” o del “Dios de Abraham” , etc. (cf. Gn 26,24; 28,13; 31,5.29.42.53; 32,10; 43,23; 46,4.3).
Según una hipótesis el nombre de “Yahvé” provendría de los madianitas o de los kenistas, junto a los cuales lo habría aprendido Moisés (cf. Ex 6,3.6).
De la identificación del Dios de Yahvé con el antiguo “Dios de los padres” se deriva una doble consecuencia: ante todo queda garantizada la continuidad histórica, porque es un solo y único Dios, que ha guiado los destinos de Israel desde los días de Abraham. Pero, además, se manifiesta un proceso de maduración y purificación monoteísta, a través del cual aparece evidente al pueblo hebreo que, en las diversas epifanías y a lo largo de los siglos, es siempre el mismo Dios el que está al lado del pueblo de Israel con su particular protección y guía amorosa.

5. Dios forja la historia de su pueblo:

Toda la historia de los patriarcas tiene como temática común la descripción de un Dios cercano y amigo, con un proyecto de salvación y bendición universal (Gn 1,26-30) y la de un hombre específico: el que cree en ese Dios.
La iniciativa y la acción de Dios resuena en tres notas fundamentales (cf. Gn 12,1-2 ):
 Dios llama ( Vocación de Abraham)
 Dios promete la tierra ( Promesa de la tierra)
 Dios promete la posteridad ( Bendición y promesa de posteridad)
La parte propiamente decisiva y activa la desarrolla Dios: El hombre piensa y proyecta, pero Dios dirige. Reiteradamente Dios destruye los proyectos trazadas por los hombres: los cálculos, los planes y las previsiones humanas nada cuentan si no coinciden con los designios divinos. Éstos, sin embargo, son difíciles de conocer y, sobre todo, de aceptar. Antes de adherirse plenamente a los planes divinos, el hombre debe atravesar las más amargas luchas y las más dolorosas tentaciones.
La actitud del creyente frente a este “silencio de Dios” es la fe inquebrantable, la confianza ciega y la obediencia total; incluso cuando todo sea oscuro e irrazonable (Gn 22, 1-19).

6. Abraham , nuestro padre en la fe:

¿Quién es Abraham?, ¿existió o no existió?. No nos interesa tanto ver la figura histórica de Abraham sino lo que el representa, lo que Dios hizo con él.
Abraham es el prototipo del hombre que busca a Dios. Representa a Israel, a toda la humanidad, a la multitud de hombres y mujeres, justos y pecadores, desalentados o con esperanza, que buscan a Dios para seguir su palabra. Abraham nos representa a todos nosotros en nuestro caminar.

¿En qué sentido Abraham es nuestro padre?

 El texto de Mt 1,2-16 relata la genealogía de Jesucristo: “ Abraham engendró a Isaac , Isaac a Jacob ... y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo” , en quien hemos nacido todos nosotros; pues, como enseña San Pablo, somos los verdaderos hijos
de Abraham en los que se ha realizado la promesa. Por tanto, tenemos con él un parentesco real, una afinidad genealógica. Abraham es el antepasado de nuestra religiosidad.
 Abraham es también nuestro padre en un sentido ejemplar. El nos enseña el camino y nos indica cómo tenemos que comportarnos en las diferentes situaciones de nuestra vida: temores, peripecias, pruebas, soledad , etc. Abraham confía y colabora con Dios y, a pesar de las muchas dificultades que encuentra, no se desanima ni se pone a juzgar a Dios. Abraham es nuestro padre por su acto de fe , por su actitud de acogida y disponibilidad.

 Pero Abraham , además de ser nuestro padre en la religiosidad y en le acto de fe, lo es también en el camino de la fe. Su vida fue un constante peregrinar en la fe. Abraham emprende su peregrinación confiando en la palabra de Dios. Según la epístola a los hebreos, Abraham ha venido a ser padre de los creyentes justamente porque ha andado errante ( Hb 11,8-19 ) . El se pone en camino, en peregrinación.
Desde entonces la existencia del creyente será representada por la imagen de la peregrinación. Lo esencial para el hombre de fe es estar en camino hacia el futuro. Su existencia no tiene nada de instalado ni de inmóvil, sino que es un continuo devenir, una transformación incesante.

7. La prueba de Abraham: ( Gn 22,1-19)

Abraham va pasando gradualmente del Dios con el que se puede contar, y del que se puede disponer, al Dios que dispone de él cada vez más, con pruebas más sutiles y difíciles.
Dios le ha revelado que Canaán es la tierra prometida, pero con el hambre ( primera prueba), llega la duda: abandona esta tierra, dando la espalda a una promesa y busca la salvación en Egipto (tiene en menos a Yahvé ), ofrece su esposa por salvar la vida (pone en peligro la descendencia) y se convierte en maldición para Egipto.
Pero en la mayor y más dura de las pruebas, el sacrificio de su hijo, el padre de la fe responde con una confianza ciega en Dios. Acepta a Dios en la más completa de las oscuridades. No es simplemente una prueba sobre las virtudes cardinales: justicia, fortaleza y templanza, como podían ser las demás pruebas anteriores; por ejemplo, en Egipto, donde se trató de probar su lealtad y su fortaleza; o en el momento de separarse de Lot cuando la prueba fue sobre su templanza en la posesión de bienes.
Aquí la prueba es más profunda, se le pone a Abraham frente a un caso límite. Es la prueba de la fe y del temor de Dios . Es una prueba que no sólo afecta el cariño por un hijo, sino que afecta a toda la posteridad que se le había prometido en ese hijo.
Dios había exigido a Abraham la renuncia a su pasado (lo sacó de su tierra y de su patria), ahora le pide que le entregue el porvenir. Hasta este momento las promesas y exigencias de Yahvé coincidían; ahora se le plantea una opción radical: ¿Dios o las promesas?. Abraham tiene que renunciar a ellas: sin hijo ¿ para qué vale la tierra?, ¿cómo se conservará su nombre ? , ¿ quién será vehículo de salvación ?,¿ dónde está entonces la bendición de Dios ? ... La muerte de su hijo no es sólo un homicidio, es también el suicidio de Abraham, ya no tiene futuro; vivirá, pero sabiendo que está muerto. Si sacrifica a Isaac, todo el entramado que da sentido a su vida se le viene abajo.
Y sin embargo, Abraham opta por Dios, aun cuando esta opción le obligue a destruir los fundamentos de su fe, los signos del amor y fidelidad de Dios: Isaac y las promesas. Acepta a Dios en la más completa de las oscuridades.

8. Nuestras pruebas :

La prueba de Abraham es de alguna forma la nuestra. Preguntémonos, entonces, ¿cuáles son mis pruebas? ... Cada uno de nosotros tiene que enfrentar diferentes pruebas. Algunas no tocan nuestra actitud profunda delante de Dios, tal es el caso de las pruebas que afectan a las virtudes cardinales: fortaleza, justicia, prudencia, templanza (V.gr: un deber ingrato que cumplir, una enfermedad fatigosa , una situación ridícula, tentaciones contra la castidad, etc.). Pero, por el contrario, hay pruebas que atentan contra nuestra fe y que alcanzan la intimidad de nuestro ser.
Son pruebas que nos asustan, sacuden y aplastan. Hacen surgir preguntas tentadoras: ¿pero cómo? , ¿por qué no interviene el Señor?, ¿por qué se olvida de mí?, etc.
Estas pruebas pueden ser tanto físicas como morales (V. gr.: ciertas agonías interminables y muertes desgarradoras que hacen percibir la ausencia de Dios, hombres justos e inocentes que experimentan situaciones de injusticia). Ante estas realidades preguntamos: ¿por qué Dios no acude en nuestra ayuda ?, ¿ por qué deja que la persona se degrade en el sufrimiento ?, ¿ por qué permite esto?. Hay situaciones de desaliento, frustración y depresión que nos hacen sentir una falta de sentido a lo que uno hace . Y entonces comienza a fallar la misma fe en Dios.
Cada uno de nosotros puede multiplicar las pruebas de cada día según sus propias experiencias. Normalmente las pruebas que enfrentamos se refieren a las virtudes cardinales, que nos comprometen a ser prudentes, honestos, fuertes y valientes. No tocan el fondo de nuestro ser, pero puede haber cosas que si lleguen a él.

Finalmente podemos decir:

 La prueba existe y nos espera a todos, es absolutamente inevitable en esta vida. ¿Por qué? ... Porque vivimos en un mundo bajo el poder del maligno, por tanto, el que se pone a obrar bien siempre se va a encontrar con obstáculos.
Más aún, cuanto más comprometida está una persona en las cosas de Dios, más tentada se ve respecto a la imagen de Dios, ya que tiene mayor necesidad de purificar esa imagen. (Nos gusta un Dios que nos dé seguridad, de fundamentos claros y evidentes, y del que podamos preverlo y programarlo todo a nuestra medida ).

 La prueba siempre tiene algo de incomprensible y absurdo.

 La prueba es prueba de un Dios que nos tiene bien agarrados de su mano. Nunca podrá llegar más allá de las fuerzas y posibilidades del hombre, por tanto a separarnos del amor de Dios. La prueba nos muestra qué es lo que somos capaces de hacer, bien sea por nuestro fuerzas naturales , bien con la ayuda de la gracia divina, que siempre actúa , aunque no se note.


CONCLUSIONES:

1. Los relatos patriarcales nos hablan de un Dios cercano y amigo que tiene un proyecto de salvación y bendición para toda la humanidad.

2. Abraham es nuestro padre en la fe, porque es el antepasado de nuestra religiosidad, por su actitud de acogida y disponibilidad y por el camino de fe que él emprende.

3. La prueba de Abraham es un caso límite y extremo en el que se pone en juego su fe. Sin embargo, él acepta a Dios en la más completa de las oscuridades.

4. Abraham nos da ejemplo de cómo debemos asumir las pruebas que nos esperan, las cuales nunca van más allá de nuestra posibilidades para superarlas.
Volver arriba Ir abajo
http://georges42.livelog.com
 

LOS PATRIARCAS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

 Temas similares

-
» Libro HISTORIA DE LOS PATRIARCAS Y PROFETAS ELENA G. WHITE
» Viaje personal en busca del Arca de Noé.
» El Coran Se contradice
» Historia de Israel

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Parroquia Cristo Hermano :: Tópicos de fe... :: Catequesis 1 :: Catequesis 1-