Parroquia Cristo Hermano

Un foro de intercambio religioso católico
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 Doctores de la Iglesia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
paco
Miembro.
Miembro.


Cantidad de envíos : 2045
Fecha de inscripción : 14/06/2007

MensajeTema: Doctores de la Iglesia   Sáb Sep 01, 2007 12:16 pm

Doctores de la Iglesia

¿Quiénes son Doctores de la Iglesia?
Son santos reconocidos como eminentes maestros de la fe de todos los tiempos. Los tres requisitos para que alguien pueda ser considerado Doctor de la Iglesia son: insigne santidad de vida, doctrina celestial eminente y reconocimiento o declaración expresa del Sumo Pontífice.

¿Quiénes son Padres de la Iglesia?
Los "Padres de la Iglesia" son los mas insignes pastores, generalmente obispos, de la Iglesia de los primeros siglos. Sus enseñanzas, en sentido colectivo, son consideradas por la Iglesia como fundamento indispensable de la doctrina ortodoxa cristiana. Por su cercanía a los Apóstoles nos presentan la correcta interpretación de las Sagradas Escrituras.
Los cuatro principales criterios para ser reconocido como "Padre de la Iglesia": antigüedad, ortodoxia, santidad, aprobación de la Iglesia. No todos los escritos de los Padres son ortodoxos sino solo aquellos en los que hay común acuerdo entre ellos.

¿Qué diferencian a los Padres de la Iglesia de los Doctores de la Iglesia?
Con respecto al concepto de Padre de la Iglesia, el de Doctor de la Iglesia no siempre implica la antigüedad, pero exige necesariamente una ciencia extraordinaria y una aprobación más solemne de la Iglesia.

¿Cuántos Doctores de la Iglesia existen en la actualidad?
En la actualidad existen 33 Doctores de la Iglesia
Volver arriba Ir abajo
paco
Miembro.
Miembro.


Cantidad de envíos : 2045
Fecha de inscripción : 14/06/2007

MensajeTema: Re: Doctores de la Iglesia   Sáb Sep 01, 2007 12:20 pm

San Atanasio (Año 373)
Obispo y Doctor de la Iglesia

Conmemoración: 2 de mayo

"El Libro de los Salmos..., además tiene esa sorprendente característica,
que en él se describen y representan los movimientos de cada alma,
sus cambios y medios de corrección,
de manera tal que todo aquel que lo desee puede utilizarlo como una imagen, para comprender y aprender..."

(San Atanasio)

Este 2 de Mayo recordamos a uno de los cuatro grandes doctores de la Iglesia Oriental: San Atanasio. Padre de la ortodoxia, defensor del dogma católico, pastor cuidadoso de alimentar a su rebaño y un santo que se deleitaba en la meditación de las cosas divinas... En toda la Historia de la Iglesia no encontramos un hombre tan perseguido como él... sufrió por la Fe y trabajó prodigiosamente en defenderla y extenderla.

San Atanasio fue el hombre que en un momento crítico crucial —el de la marea arriana— supo captar certeramente cuáles eran las exigencias de la revelación cristiana y, sobre todo, supo luchar con un denuedo increíble para lograr que tales exigencias fuesen reconocidas y aceptadas en un ambiente en el que la confusión ideológica y las intrigas políticas parecían hacer imposible tal reconocimiento.

Nació en Alejandría, Egipto el año 295, donde recibió su formación filosófica y teológica. De padres cristianos, fue ordenado diácono a los 24 años. Sucedió en la sede episcopal a san Alejandro, al que había acompañado como diácono al Concilio de Nicea. De sus 46 años como Jefe de la Iglesia pasó más de I7 en el exilio. Sin embargo, este perpetuo proscrito no estaba separado de sus fieles: su ejemplo, su oración, sus sufrimientos, son otras tantas pruebas de su apego al rebaño que la Providencia le había confiado. La correspondencia de Atanasio de esta época es el testimonio tanto de su fe heroica como del paternal celo con el que sostenía el ánimo de sus fieles quienes le correspondían con adhesión filial.

La obra más importante de su vida, fue la lucha contra Arrio, quien negó la Divinidad de Cristo. La mayor parte de la amplia producción literaria de San Atanasio está relacionada con la defensa de la divinidad del Verbo, proclamada en Nicea; es el caso de escritos como el libro La Encarnación del Verbo, las diversas cartas dogmáticas enviadas a diversos Obispos, y las Cartas Pascuales. Coronando su obra literaria está la Vida de San Antonio, de la que San Gregorio de Nacianzo dice que “Bajo la forma de historia, promulga la regla de la vida monástica”. Sin olvidar La interpretación de los Salmos, bajo la forma de instrucciones familiares, nos ofrece una aplicación que los cristianos pueden hacer de ellos en la vida corriente.

Purificado por tantas pruebas murió en plena posesión de su sede de Alejandría, en la noche del 2 de mayo del año 373. Fue aclamado doctor en 1568 por Pío V.

En este mes de María Santísima, elogiemos con nuestros actos y oraciones junto a San Atanasio a Aquella cuya gloria supera todas las cosas creadas y es más excelsa que ángeles, arcángeles, querubines y serafines... a Aquella que contempla la cara de la gloria perfecta, la acaricia y llena de leche su boca santa.

Compartamos algo de la espiritualidad de San Atanasio:

[…] La fe católica quiere que adoremos la Trinidad en la unidad y la unidad en la Trinidad, sin confundir a las personas y sin separar la substancia divina […] (Símbolo de San Atanasio)

[…] Si las angustias de la vida te han asimilado a un mendigo, y sintiéndote exhausto buscas consuelo, entona el 101. Es conveniente que siempre y en todo lugar demos gracias a Dios; si deseas bendecidlo, espuela tu alma recitando el 102 y el 103. ¿Quieres alabar a Dios...? Tienes el 104; 106; 134; 145; 146; 147; 148 y 150. ¿Prestas fe a lo que ha dicho el Señor y tienes fe en las palabras que tú mismo dices cuando rezas? Profiere el 115 […] (Carta de San Atanasio, a Marcelino sobre la Interpretación de los Salmos.)

[…] Por lo demás... es sabido que los que celebramos esta fiesta no hemos de llevar vestidos sucios sobre nuestras conciencias, sino que nos hemos de adornar con vestidos absolutamente limpios para este día de nuestro Señor Jesús...Nos vestimos así cuando amamos la virtud y aborrecemos el vicio; cuando guardamos la castidad y evitamos la lujuria; cuando preferimos la justicia a la iniquidad; cuando nos contentamos con las cosas necesarias y nos entregamos más bien a fortalecer nuestra alma; cuando no nos olvidamos de los pobres, sino que estamos determinados a que nuestras puertas estén abiertas para cualquiera; cuando nos esforzamos por humillar nuestro ánimo y detestar la soberbia […] (“Los Sacramentos” - La celebración pascual de la Eucaristía)

[…] Si las obras del Verbo divino no se hubieran hecho por medio del cuerpo, el hombre no hubiera sido divinizado; y, por el contrario, si las obras propias del cuerpo no se atribuyesen al Verbo, no se hubiera librado perfectamente de ellas el hombre. […] (La Encarnación, Principio de divinización del hombre)

Compartamos algunos sucesos durante los destierros de San Atanasio:

[…] Los herejes acusan a Atanasio de haber cortado la mano a un obispo disidente, que murió después del atentado brutal. Se abre juicio formal: -¡Y aquí está la mano cortada por éste!... Atanasio sale sonriente de la sala, y regresa al tribunal llevando de la mano, bien sano y salvo, al obispo manco y muerto […]

[…] El emperador Juliano el Apóstata, haciendo caso a las calumnias contra Atanasio --y le venían muy bien, porque él había renegado de la fe católica--, escribe al Prefecto de Egipto: -¡Expulsa a Atanasio!, ese Obispo miserable, que, siendo yo emperador, se ha atrevido a bautizar mujeres griegas de alto rango […]

[…] En el quinto destierro se adelanta Atanasio a esconderse en el mismo Egipto para no estar lejos de sus ovejas. Huye en una barca por el Nilo cuando ve venir otra embarcación oficial en su persecución. Atanasio se viste como un pescador, hace virar la barca en que va y se hace encontradizo con sus perseguidores, que preguntan: -¿Ha pasado por aquí Atanasio? Y Atanasio, señalando el trayecto que antes había seguido su barca, contesta con agudeza y con verdad: -¡Por ahí, por ahí ha pasado! Y daba gusto ver lo lejos que se iban los perseguidores […]



"Ensalzar a Atanasio es ensalzar la virtud misma...En efecto,
¿no es celebrar las glorias de la virtud
el hacer conocer una vida que realizó todas las virtudes a la vez? “


(Discurso XXI, San Gregorio de Nacianzo)



Jesús te ama.


Fuente: Paxtv
Volver arriba Ir abajo
 
Doctores de la Iglesia
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Las Puertas del Hades no prevaleceran contra la iglesia
» En esta parte no estoy de acuerdo con la Iglesia...Juzgue usted
» Críticas de la Iglesia a la reforma judicial Argentina
» Como mantener a los jóvenes en la Iglesia
» La iglesia más grande del mundo Un examen al ministerio de David Yonggi Cho " Por Ignacio García

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Parroquia Cristo Hermano :: Tópicos de fe... :: Vidas de santos. :: Vidas de santos.-
Cambiar a: